«El Cártel»
533
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-533,bridge-core-3.0.1,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-5,elementor-page elementor-page-533
 

«El Cártel»

Nos ponemos en contexto

21 empresas del mercado del motor

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sancionó a finales de 2015 con una multa de 171 millones de euros a 21 empresas del mercado de distribución y comercialización de vehículos de motor en todo el territorio español por prácticas contrarias a la Ley de Defensa de la Competencia.

 

La CNMC consideró que dichas prácticas eran constitutivas de un cártel consistente en el intercambio sistemático de información confidencial comercialmente sensible que cubría la práctica totalidad de las actividades realizadas por las empresas sancionadas mediante su Red de distribución y postventa: venta de vehículos, prestación de servicios de taller, reparación, mantenimiento y venta de piezas de recambios oficiales.

Febrero 2006 a Agosto 2013

La cuota de mercado conjunta de las marcas participantes en el cártel alcanza en torno al 91% de la distribución de automóviles en España, incluyendo la casi totalidad de marcas denominadas generalistas y alguna de las denominadas premium.

 

Asimismo, quedó acreditado que las empresas desarrollaron dichos intercambios de información con manifiesta ocultación y secretismo, que se desarrolló, dependiendo de las empresas, desde febrero de 2006 hasta agosto de 2013, ocasionando efectos perniciosos sobre la competencia efectiva en el mercado de venta de automóviles en perjuicio del consumidor final.

Cualquier persona o empresa afectada puede reclamar

Si bien las marcas sancionadas interpusieron recursos judiciales, primero ante la Audiencia Nacional y posteriormente ante el Tribunal Supremo, en todos los casos las sentencias han desestimado sus recursos, lo que abre la posibilidad de que cualquier persona o empresa que se considere afectada por las prácticas anticompetitivas de dichas marcas pueda presentar una demanda de daños y perjuicios derivada de las citadas conductas por infracción de la normativa de defensa de la competencia ante los Tribunales.

Sentencias

Para conocer el contenido íntegro de la Resolución Sancionadora de la Comisión Nacional de la Competencia contra el cártel de las marcas de vehículos pulse aquí.

 

Para consultar las sentencias del Tribunal Supremo que resuelven en contra de las marcas participantes en el cártel pulse aquí.